jueves, 26 de agosto de 2010

Mariguana

Y es justo ahí, en ese preciso momento en que el armador empieza a lamer la seda para lograr su adhesión, que la situación se puede convertir en una inesperada escena hot que despierta a la imaginación, agita un poco las hormonas y fomenta fantasías perdidas o en un mal recuerdo en el que invertimos horas en olvidar y sólo queda desear con todas ansias que termine la tarea y encienda eso de una vez.

2 comentarios:

  1. ja! tan a full que no sé cómo decirlo! hola, karinaloca!

    ResponderEliminar
  2. hola marina!
    cómo estás?
    sigue en pie tu viaje?
    mail?

    ResponderEliminar